Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

viernes, 25 de septiembre de 2009

De Cuerpo y Alma.


Con este post pretendo rescatar del ostracismo, la nada reconocida tarea, de una figura que emerge para dar respuesta al importantísimo problema social del familiar dependiente.
Son muchísimas las personas en situación de dependencia. Bien por el aumento del envejecimiento de la población, por tener a su cargo enfermos terminales, con movilidad muy limitada, enfermos mentales, y un largo etc...en la inmensa mayoría de los casos, hay al menos, una persona que los cuida y permite que sus necesidades diarias sean atendidas. Este colectivo tan numeroso como oculto, suele ser en un 80% mujer y familiar cercano del enfermo, que presta su ayuda de forma permanente, sin concesiones, las 24 horas del día, durante los 365 del año. Un trabajo duro y sigiloso, que conlleva la responsabilidad de proporcionar una ayuda y atención continua, a ese enfermo que está en una tremenda situación de fragilidad, absorviendo un importante impacto físico y psicológico.
Mi abuela estuvo postrada en una cama durante más de 10 años. La estructura familiar se quebró y hubo que reconducir la situación, adaptarse al nuevo giro del destino. Sus cinco hijas asumieron el cuidado de la madre negándose a que abandonara su casa, con lo cuál, eran ellas las que se desplazaban hasta la casa de su madre cada día haciendo turnos de 24 horas cada una. ¿Imaginan lo que esto supone? !durante más de 10 años!. Muchas cosas pasan en ese tiempo, muchas renuncias, mucho cansancio, desvelos, hospitales, ... poner tus capacidades al límite, coordinando tu propia casa, la atención a tus hijos, a tu marido, con la abnegación en el cuidado de tu madre, en este caso, a jornada intensiva cada 4 días, desplegando tu poderío como si tu vida fuese una poesía épica.
Estas personas llevan una carga superlativa a cuestas, incrementada por la total indiferencia a sus propias necesidades, no puedes ponerte enferma, no puedes desfallecer, no dispones de vacaciones, tu vida se encuentra absolutamente comprometida, la dedicación permanente lleva a la pérdida absoluta de relaciones sociales y, por supuesto, elimina de un plumazo el tiempo libre. Las personas que cuidan no son apreciadas como es debido.
Llegados a este punto yo me pregunto: ¿Y quién cuida del cuidador? El enfermo necesita, el marido exige, los hijos demandan ¿Quién palía la tendencia al aislamiento y la frustación que esto conlleva?.

Este post está dedicado especialmente a tod@s es@s cuidador@s que no reciben un refuerzo positivo por parte del paciente, familia o entorno. Que sepan que no los olvidamos y que su esclavizada labor es insustituible, impagable,... Vuestro colectivo representa a uno de mis héroes contemporáneos.
Deberíamos de empezar a conocer el dolor de los demás, para así poder medir y conocer mejor el nuestro. El placebo del sacrificio es el AMOR.



26 comentarios:

Javi dijo...

Precioso todo lo que has dicho Fayna, y es verdad, no hay nada que pague la dedicación de estas personas a sus seres más queridos, los cuales, por los motivos que sea, no pueden valerse por si mismos.

En este tema yo tengo un ídolo: MI PADRE. Primero empezó con mi abuelo materno el cual tenía hechos polvo los pulmones y bronquios, y eso que había dejado de fumar hacía 30 años. Mi padre llegó a estar 36 días con sus 36 noches en un hospital a 120 kilómetros de donde vivimos. Yo por aquel entonces trabajaba, y le suplicaba que me dejase quedar con el abuelo los fines de semana para que él descansase. Nunca quiso. Finalmente, tras muchas idas y venidas, mi abuelo falleció.

Luego entre mis padres cuidaron a mi abuela materna hasta el final, es triste ver como la vida de un ser querido se va diluyendo poquito a poco. En este tiempo, yo estaba trabajando y viviendo a 200 kilómetros de casa y con el ritmo infernal de trabajo nocturno que nos metían, solamente podía venir a casa como mucho una vez al mes, y siempre encontraba a mi abuela peor, cuidada y mimada, pero peor, hasta que falleció.

Actualmente mi padre y mi tío cuidan a mi otro abuelo paterno, el cual padece Alzheimer muy avanzado, ellos se turnan dos días cada uno para cuidarlo, y también a mi otra abuela, que está bastante bien, pero ya tiene 90 años, y esos años pesan. Mi abuelo ya ni me conoce cuando voy a verlo siempre que puedo, antes conversaba con él, nos reíamos, de hecho la gente dice que nos parecemos tanto como dos gotas de agua, pero ahora....para mi abuelo puedo ser cualquiera, y aunque me duela, sé perfectamente que es esa maldita enfermedad la que hace que gradualmente haya ido perdiendo todos sus recuerdos....pero para mí continúa siendo....MI ABUELO.

Has tocado un gran tema mi querida amiga, y pensar que hay gente que pudiendo hacerse cargo de sus seres queridos no lo hacen, eso sí que me repatea. Con tu permiso Fayna, quiero dedicar este comentario a toda esa gente que hace de su vida un desvelo continuo para estar al lado de quienes más quieren, de los que un día les dieron la vida y los cuidaron con el amor único de un padre o madre hacia sus hijos. Y entre toda esa gente, dedicar esto con tu permiso a MIS PADRES.

Enamorado he vuelto de tu tierra Fayna!!!!

Moitos Biquiños!!!
Javi

mariajesusparadela dijo...

Es verdad. Si estamos rodeados de amor, este funciona como una medicina, aunque no lo sea. Pero no está de más que el estado tenga un reconocimiento económico para estas personas.

ROSA dijo...

Mi querida Fayna, hermoso post, me has emocionado.
Si no cuidamos a nuestros mayores que clase de educación le enseñamos a nuestros hijos...
Mi madre esta conmigo desde que murió mi padre, tiene demencia, pero todo los dias le pido a Dios que me de fuerzas y salud para poder cuidarla

Hermoso tema, me llega al corazón

Un besito Rosa

Juan Navarro dijo...

No tengo más que añadir a lo que dices. Todo es verdad. Quizás ahora entiendo mejor el título de tu blog: bajando al corazón se sube al cielo, sí, se transforma nuestra alma y el corazón mismo.
Un beso.

Amanda dijo...

como sabes soy enfermera en la rama de geriatria y no tengo palabras para explicar lo que veo cada dia, pernonas ancianas que darían cualquier cosa por pasar los ultimos años de su vida con su familia y sin embargo llevan con resignación estar en una residencia. No hay nada en el mundo que pague el amor de la familia hacia ellos, cuidarles etc...
mis padres han cuidaddo de sus padres hasta la muerte, es el mejor ejemplo que nos han dejado, mil besos, preciosa.

Kassiopea. dijo...

Yo tenía dos abuelas y las dos pasaron los últimos años de su vida en situación de dependencia total. Una por Alzheimer y la otra por una embolia. Vivían en mi casa y era mi madre la que estaba atendiéndolas las 24 horas. Una labor muy dura, sin duda.

*Luna dijo...

Hola cielo un bellisimo escrito
y muy cierto
un beso

El efecto mariposa... dijo...

Preciosa entrada.
¿Y quién cuida del cuidador?...¿ quién piensa en ellos?...Sólo alguien como tú, gracias por hacernos verlo.
Un abrazo enorme. Que pases un precioso finde.:)

hargos dijo...

somos incapaces de comprender que tarde o temprano , estaremos en el mismo lugar, una pena , que el mundo solo piense en si mismo, un besito preciosa

Angélica Mora dijo...

Asi mismo es querida Fayna.
Y muchos tratan de ignorar esta etapa de sus familias, que entonces quedan desamparadas.
Gracias por traer este tema tan delicado, pro real de nuestras vidas.
Besos

Paco Alonso dijo...

Felicidades por tu post
Necesario es reconocer la labor de esas personas que dedican su vida a cuidar a los demas.
El amor es el caldo de cultivo.

Cálido abrazo

ADELFA MARTIN dijo...

Fijate, que unos dias despues de celebrarse el dia de la enfermedad del Alzheimer, pensè en eso precisamente, en la dedicaciòn y la paciencia, el amor incondicional que se reqiere por parte de los familiares, para tolerar esas situaciones ...
-----

Se requiere paciencia y mucho esfuerzo
dominar los demonios que nos tientan
buscar ayuda, no enfrentarlo solos
o también terminaremos muy enfermos

Mayor prueba de amor es imposible
con quien ni siquiera te recuerda
dar paciencia, comprensión y empatìa
a alguien que aunque aun respira
su mente y su razón están desiertas


un abrazo

Laura-Sujami dijo...

Vaya Fayna, que post tan vivo y real como la vida misma. Me ha encantado el post sobre todo para que desde estos humildes rincones sepan que se les recuerda y valora la labor diaria que llevan.
Recibe mi más sincera felicitación cariño. Un abrazo

ELWIMG dijo...

Qué verdad tan grande y tan especialmente narrada Querida Fayna...
A nuestro alrededor siempre tenemos alguna persona con este problema, ellas son dignas de admiración pues se implican en esa tarea en cuerpo y Alma, pero yo me hago la misma pregunta que tú expones ¿Y a ellas quien las cuida...? su agotamiento físico y mental están agudo que cuando el enfermo se recupera o fallece pasan ellas a enfermar sobre todo sicológicamente.
Felicidades por este post que invita a reflexionar sobre este tema.
Un besote y gracias por tú visita me hizo mucha ilusión tenerte en mi casa que ahora es la tuya.

FAYNA dijo...

Muchísimas gracias a todos y cada uno de vosotros por estar aquí, por vuestras reflexiones. Veo que coincidimos por unanimidad,jeje.
La mayoría de las veces hacemos grandes reconocimientos a acciones o hechos puntuales y vanales que ocurren en nuestra sociedad, en cámbio, la labor altruista, esa que se desarrolla en la sombra, que se soporta sólo por amor y que no se publicita, que se lleva a cabo en la casa de al lado o en nuestra própia familia, tristemente se mantiene en el mayor de los mutismos.

RMC dijo...

Hay que cuidar a los mayores de la misma forma que ellos nos cuidaron a nosotros, me ha gustado tu publicacion, tienes un bonito blog, te felcito.

un beso
RMC

espronceda dijo...

Fayna: Importante tema social que aunque triste es real y sobe que la Sociedad como conjunto, me refiero al Estado, no está haciendo nada. Alguna Ley dispersa que no se ha llevado a la práctica.
La única solución es designar medios públicos suficientes, creando centros asistenciales suficientement equipados, que alivien a los familiares de la angustia que la atención a sus mayores supone. Ademas muchos de estos familiares ya tienen edad para que les cuiden a ellos.
En mi caso personal he otorgado un documento notarial que, aunque no evitará una situación de este tipo a mis hijas, al menos suavizará la toma de decisiones médicas. Como sabrás se llama Testamento vital ( no confundir con testamento clasico de últimas voluntades ).
Creo que el tema que planteas en tu entrada, aunque triste repito, es necesario divulgarlo en este mundo virtual donde es facil encontrar desesperaciones por situaciones en la vida con mucha menor importancia que la que atraviesan los cuidadores.

Un beso de una persona que por edad es muy sensible a este tema, aunque lo deberian ser todos con independencia de su edad.

Arwen dijo...

Una gran admiración siento por esas personas que tan amorosamente cuidan de sus mayores sin pensar en ellas mismas y dandolo todo con cariño...son como angeles que dan su vida para que ellos se sientan queridos y protegidos...seguro tendran su recompensa algun dia y su reconocimiento...aunque con ver la sonrisa de sus mayores agradecidos les basta...besitosss y gracias por esta maravillosa entrada amiga Fayna...

Alma Mateos Taborda dijo...

Magnífico post y toda la admiración y el homenaje para quienes realizan esta dura misión de prodigar cuidados y amor a quienes tanto lo necesitan. y gracias a tí por este reconocimiento y homenaje para ellos, al cual me sumo. Un abrazo

Montse dijo...

Hola guapa. Este tema es doloroso. Fíjate que yo tengo a mi madre con alzheimer en una residencia donde está muy bien, pero preferiría que no hubiera tenido que ir. Sin embargo con esa enfermedad tenerla en caso es un desastre, lo que no signifique que no la eche de menos porque siempre estuvo conmigo. Soy hija única.

Ahhhh, ya me gustaría a mí hablar de Telmita, pero se me calentarían las fauces y salivaría en exceso, dejando en evidencia cosas que me han contado que sólo pueden saber los que han estado cerca de ella, porque la "sujeta" no sabe hacer ni la O con un canuto por mucho que la quieren "inflar" el currículum ahora, con idiomas y otras leches. Al fin y al cabo, se presentó a una oposición en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, y suspendió. Y como cooperante fue pero sin cobrar.

En fin, que hay mucho de esto y más que veremos preciosa.

Te he dejado una cosita aquí: http://montse2-montseblog.blogspot.com/

Espero que te guste

Besitosssss

despe dijo...

mi abuela tuvo un tumor que le degenero su sistema a tal punto de no poder caminar cerca de 3 anos su hija mi mama y hermanas la cuidaron a intervalos de 24 horas, es tremendo si los desvelos , las contrariedades pero pudo mas el amor y el cuido que un dia brindo aquella madre a sus 9 hijos, muy buen post , esto pasa y es lamentable como aqui en los estados unidos muchos tengan que ir a una casa especializada sin nadie de sus seres queridos al lado, justamente por eso por que todos viven ocupados en sus cosas, fiestas, trabajos, relaciones y no les queda tiempo, muchas cuentas que pagar para tener lo que hay en sus casas y punto , una realidad muy fria, te dejo saludos Fayna y me voy por que vivo lejos estoy desde un cyber , un beso tu amiga que siempre te recuerda
despe

Lembranza dijo...

Precioso FAYNA, es muy duro vivir con una persona dependiente si no recibes ayuda por algun lado. Conozco gente que como tu bien dices se turnan entre los hermanos, hermanos y hermanas para cuidar a la madre o el padre, si la situación no dura mucho, lo llevan bien, pero si eso se mantiene el el tiempo, psicologicamente terminan tocados. Por eso funciona la Ayuda a Domocilio. Lo que pasa es que es poco tiempo, deberia ser más, y no siempre la persona que más lo ayuda lo recibe. Cuando trabajaba eneste servivio, siempre le decia al familiar que estaba con ella en ese momento, vete a tomar un poco el aire, desconezta. No es facil llevar esta situación. Un agarimooooo moy grande

Nelson Diaz dijo...

Hermosa iniciativa, como siempre mi siempre admirada y querida Fayna, haces gala de tu sensibilidad y esa capacidad de captar las realidades para reflejarlas en tus letras y convertirlas así en interesantes reflexiones. Cierto, sencillamente precioso este mensaje que compartes mi Bella Dama.
Un gran abrazo full de afecto y sobrada admiración desde aguas venezolanas. Aunque me aleje mi aquerida Fayna, de usted y este hermoso espacio no me olvido. Mis mejores deseos y bendiciones para ti y los tuyos.

TIPEX dijo...

hola me llamo Tipex, y nos gustaria que participaras en el proyecto que estamos comenzando, en la creacion de un blog, de dar a conocer blogs, con la calidez y calidad del tuyo, en los que se haran comentarios en referencia a tu manera de escribir, atentamente TIPEX,
http://corazonsimple.blogspot.com/

Sandra Gutiérrez Alvez dijo...

En verdad sé de qué se trata, pues estuve en al situación de cuidador en una oportunidad, fue por corto tiempo pero eso bastó para dejarme huellas y dolor.
gracias por compartir este tema tan importante y con la sensibilidad con la que lo tratas.

te dejo un beso y te invito a visitar mi espacio de poesía y más...

http://elreinodeseda.blogspot.com

Myr dijo...

Leido. Las palabras sobran: te dejo todo mi cariño. Besos