Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Una historia real II.


A Nieves no le costó mucho adaptarse a la rutina diaria de aquella casa. Los señores eran un matrimonio catalán que habían llegado a la isla casi una década atrás trasladados por el ejército del aire. El señor Mateu era comandante y la señora Mariona daba clases de piano a un grupo selecto de niñas en uno de los salones anexos a la planta baja, que había sido exquisitamente habituado para ello. La relación existente entre este matrimonio y D. Miguel, el maestro del pueblo, era que Miguelito y Mariona habían nacido y crecido en la misma calle, en el mismo pueblo, habían sido amigos inseparables hasta la juventud, momento en el que la vida de ambos tomó caminos opuestos, aunque a pesar de la distancia, esa amistad siempre se mantuvo viva en el tiempo, alimentándose regularmente con cartas y visitas esporádicas.
Nieves entró en aquel lugar con una estrella sobre su cabeza tan grande como el firmamento, sabedores todos del infortunio y los sacrificios a los que había estado expuesta desde el preciso instante en el que vio la luz por primera vez, la recibieron con los brazos abiertos y con la mejor de las voluntades.
Su principal cometido era ayudar a Faustina en la cocina, aunque también se encargaba de recibir a las niñas, acomodarlas y mantener impoluta la sala del piano. La magestuosa alfombra beige que tapizaba por completo el suelo de aquella estancia, la encandiló desde el primer momento, le encantaba pisarla descalza cuando estaba sola y solía tumbarse a urtadillas sobre ella, con la mirada perdida en la preciosa vidriera de colores, que se encontraba situada justo en la bóveda central del techo.
Era una joven sumamente eficiente en su cometido, aunque esa casa era un tránsito constante de personas que entraban y salían, ella deslumbraba con luz propia por su simpatía natural, por su sencillez, porque a pesar de sus 15 años, transmitía un carácter reflexivo e inteligente y porque poseía una voluntad de hierro, digna de admiración, que le granjeaba la simpatía de su entorno. No tardó en ganarse el beneplácito de todos los que la trataban, especialmente el de la señora Mariona que llegó a convertirse en su tutora, protectora y mentora.
En la soledad de su habitación, una noche sí y otra también, recordaba antes de dormir las palabras que su abuela le susurró al oído mientras la envolvía con un dulce y casi interminable abrazo antes de marchar: Nieves, sé que sabrás aprovechar la oportunidad que Dios te ofrece.
Doña Juana no andaba desencaminada...
La docena de años transcurridos en aquella casa, la segunda etapa de su vida, se completó con el mayor de los provechos. Acabó sus estudios de ingeniería, sufragados íntegramente por la señora Mariona que bebía los vientos por ella, trabajó duro , se ganó el respeto y el cariño sincero de los señores y devolvió, dando grandes satisfacciones, la ayuda que siempre le brindaron.




Conocí a Nieves en Septiembre del 2001, en la primera reunión de padres del colegio San José M.M.Dominicas donde estudiaban nuestros hij@s. Nos hicimos íntimas amigas. La nuestra es una amistad que se fue enraizando poco a poco hasta llegar a compenetrarnos tanto que bastaba una mirada para comprendernos, por momentos, no necesitamos balbucear palabra alguna para saber exactamente qué pensaba la otra.
La tercera etapa de su vida fue como libar las mieles del éxito. Se casó loca de amor con un joven abogado del Estado que la idolatraba, no paró hasta obtener la cátedra de ingeniería en la Universidad de las Palmas de G.C. donde impartía clases. Tuvo dos hijos preciosos. Creó la familia feliz que nunca tuvo y contra todo pronóstico inicial, reescribió positivamente su destino.
El pasado verano Nieves emprendió la, hasta ahora, más dura lucha que haya librado, enfrentarse al cáncer y fijar un nuevo objetivo; ganarle la batalla.
Conociéndola, no tengo dudas de que lo conseguirá.
He querido dar a conocer con algunas pinceladas, y su permiso expreso, parte de su apasionante historia personal, porque es el ejemplo vivo de que querer es poder y porque no conozco a nadie más perseverante y con mayor corazón que ella.
.................................................

- Doña Juana: Falleció a los tres años de marcharse Nieves de La Palma.
- Adela: Sigue viviendo en Venezuela, se casó al año de llegar allá y tuvo 5 hijos.
- Señora Mariona y Señor Arnau: Jubilados, regresaron a su tierra. El señor falleció en un accidente de tráfico junto a su chófer y la Señora padece demencia senil y actualmente se encuentra internada en una lujosa residencia de Barcelona.

Nota- Nieves viajó a Venezuela un par de años después de contraer matrimonio.
Cuando murió Doña Juana, en el sepelio, una vecina de Tazacorte, madre de otro emigrante que casualmente fue a parar al mismo lugar que Adela, a San Rafael, en el Estado de Trujillo, se acercó a ella y le facilitó dicha información, no sin antes subrayarle, que solo era por si la necesitaba ahora que estaba completamente sola en el mundo. Nieves siempre tuvo claro que su madre nunca quiso saber nada de ella, inteligentemente, nunca dejó que esto le afectara y con mucha paciencia, esperó los años necesarios para comprobarlo. Ese viaje confirmó todas sus sospechas.

Lang Lang-Time for dreams.


20 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Impresionante historia. Mis mejores deseos para Nieves.

Tomasson dijo...

impresionante historia Fayna, cuántas como esa se han vivido y quedan por vivir. Ojalá hubiese muchas personas en este mundo con esas ganas de querer salir adelante que ha demostrado tu amiga. Estoy totalmente seguro de que ganará la batalla porque es una luchadora nata, además, te tendrá a ti cerca para hacer de ese camino de piedras uno de rosas. Un beso amiga Fayna

mariajesusparadela dijo...

Nunca sabemos qué nos deparará el destino, pero ser luchador es ponerlo de nuestra parte.

Deybi dijo...

El destino es increible. Nunca sabemos lo que nos depara. Muy buena historia, lo mejor para ella.

Amanda dijo...

es una historia preciosa, gracias por compartirla, un beso.

FAYNA dijo...

Kassio:
La suya es una gran historia, con mucho sacrificio, pero al fin y al cabo, mucho más llena de luces que de sombras. Le haré llegar tus buenos deseos.

FAYNA dijo...

Tomasson:
Si que lo es. También estoy contigo en eso de que cada vida es una historia y hay tantísimas interesantes y ejemplares por contar...
Muchas gracias por tus palabras y por tu cariño, ya sabes que es correspondido.

FAYNA dijo...

María Jesús:
Sabias palabras las tuyas, como siempre. Un beso amiga.

FAYNA dijo...

Deybi:
Gracias cielo. Un beso para tí.

FAYNA dijo...

Amanda:
Es una historia digna de ser contada. Lo mejor de todo es haber podido conocer a esta mujer y admirar su tesón de cerca. Un abrazo grande para tí.

Arwen dijo...

Me ha gustado mucho la historia de Nieves y un placer conocerla de tu mano querida Fayna...gracias por acompañarme en la despedida de Laura y me entere en el blog de mi amiga Rosa, todavía estoy llorando porque la verdad ha sido inesperado y totalmente injusto, una alma tan dulce... te mando un abrazo cariñoso...

http://roflsario.blogspot.com/

Rudy Spillman dijo...

Fascinante historia, querida Fayna. Parece mentira que fuese real. Un temperamento muy especial el de tu amiga, Adela. Un ser del cual sólo se puede aprender.
Y no le restemos mérito, muy bien contada por ti.
Lindo fin de semana, amiga, y gracias.

Myr dijo...

Una historia muy bella de una mujer fuerte,valiente, optimista, decidida. Un lujo tenerla como amiga.

Qué la Luz la guie en esta nueva batalla: Lo logrará, estoy segura.

Un abrazo muy cálido para ambas.

PD: Te dejo un enlace que si bien es de Argentina, Nieves puede en él encontrar información que le sea útil.

http://www.fundacionsalud.org.ar/1%20Web%20Inicio.swf

Anónimo dijo...

FAYNA: Con esta historia reflejas muchos contenidos de las relaciones humanas: la lucha por la superacion, la bondad, la amistad, el amor humano. Este tipo de historia real ayuda a muchos a superar otros aspectos de la humanidad no tan positivos.
Te sigo, ya lo sabes, un beso fuerte ESPRONCEDA

Juanjo dijo...

Gracias por traernos la 2ª parte. Está genial. besos.

Amanecer* dijo...

Sin duda una gran y conmovedora historia.

Fayna, aqui me tienes, no te olvido cariño.
Gracias por ser y estar...

Un abrazo.

despe dijo...

querida y recordada Fayna no creas que me he olvidado , estare ausente unas semanas por cuestiones de trabajo, espero volver a leerte muy pronto , gracias por tus visitas y comentarios que me alegran la vida siempre
que estes bien querida amiga
un beso
Despe

El Pinto dijo...

Historia para releer.
Saluds

Amanda dijo...

DESPUÉS DE DOS DIAS TRASTEANDO CON MI PLANTILLA HE CONSEGUIDO LO QUE QUERIA, GRACIAS POR TUS PALABRAS, BESITOS.

"MISS VERY" dijo...

¡¡¡Maravillosa historia!!!
Disfrute mucho visitarte...


Saludos