Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

martes, 8 de junio de 2010

La utilidad de la nada.


Hacemos una vasija de un pedazo de
arcilla: y es el espacio vacío en
el interior de la vasija lo que
la hace útil.

Hacemos puertas
y ventanas para una estancia;
y son esos espacios vacíos los
que la hacen habitable.

Así, mientas
que lo tangible posee cualidades,
es lo intangible lo que lo hace útil.

Lao tze



11 comentarios:

Myriam dijo...

qué sabia reflexión y tan obvia, pero la mayoría de las veces no la vemos.

Besos

mariajesusparadela dijo...

Menos la cabeza. La parte de fuera puede ser bella, pero si dentro está vacía, es inútil.

mariajesusparadela dijo...

Pero, que hermosa manera de ver las cosas desde diferente ángulo: es eso lo que nos enriquece, la visión diferente del otro.

Kassiopea. dijo...

Pues es una reflexión muy acertada. Nunca me había parado a analizar eso.

Besos.

Myriam dijo...

Paso de nuevo y agrego,

digamos entonces que... ¡nada, me sirve!

Besos

Lembranza dijo...

Me gustan los espacios vacíos, esos me los quedo para mi, para disfrutar de la nada, para sacar mi interior hacia afuera y llenarme. Un abrazo

Tomasson dijo...

cuanta razón en esos versos amiga Fayna. A veces nos empeñamos en querer ver lo que nada vale cuando lo que es realmente valioso es lo que no se ve. Un grandísimo beso amiga Fayna

El dinosaurio dijo...

No es la nada, es el todo. sólo mira adentro de tí, eso eres tú: TODO. En nuestro corazón está el secreto.

Feliz finde amiga.

HARGOS dijo...

como mañana no estare te dejo por duplicado mis felicitaciones, un besito preciosa

Corazón y Pluma dijo...

Vengo a desearte mis mejores deseos (están en mi corazón y es lo que los hace importantes) en este día tan especial para ti (eso ya está en tu corazón y eres tú la que decide el grado de especilidad que tiene este día... ¡Hay quienes lo odian!) ¡¡¡FELICIDADES, MI REINA MORA!!! Y te pido sólo un favor: mira en tu correo que tienes algo hermoso esperando que lo leas...

Un beso y una flor...

Amanecer* dijo...

Que razón tienes, nunca me había parado a pensarlo.

Un abrazo.