Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

viernes, 15 de octubre de 2010

Un universo en palabras.


Los idiomas son un reflejo de la inmensidad de las costumbres y las formas de vida que constituyen el mundo, son como ventanas a través de las cuales las poblaciones humanas ponen el universo en palabras. La pérdida de una lengua significa, por lo tanto, la pérdida de una visión del mundo: un empobrecimiento y un empequeñecimiento de la inteligencia humana .
Claude Hagège, Lingüista franco-tunecino.

La lengua de Cervantes está de enhorabuena, dicen que, aunque solo sea hablando, dominaremos EEUU allá por el año 2050, para esa fecha, estudios concluyentes indican que el español será la segunda lengua más hablada en el mundo, por detrás tan solo del chino. En cifras, da vértigo seguir la expansión de este idioma.
Me pregunto cuántas lenguas minoritarias seguirán muriendo sin remedio durante este tiempo a lo largo y ancho de todo el orbe, claro que del mismo modo que las lenguas nacen y mueren, también pueden renacer, el caso más espectacular es el del hebreo que después de más de dos siglos de permanecer únicamente en textos, volvió a hablarse gracias a un hombre llamado Ben Yehuda. Otro ejemplo es el del maorí, que debido al programa de educación que implantó el gobierno neozelandés, que sólo tenía en cuenta la enseñanza del inglés, cien años más tarde ya estaba herido de muerte y de los cientos de miles de personas que lo hablaban pasaron a ser un puñado. Los maoríes exigieron que se crearan escuelas en las que se enseñara exclusivamente su idioma, se crearon seis primarias y seis secundarias y actualmente el maorí es la única lengua indígena existente en Nueva Zelanda. !Que pena que tantas otras no hayan corrido la misma suerte!. La mayoría de los 170 estados del mundo, tienen como lengua oficial, única o no, los idiomas más divulgados por todo el mundo: inglés, español, chino, árabe, francés y portugués. Las lenguas mueren por no hablarlas y por no enseñarlas a otras personas, si se hubiesen promovido y valorado las raíces de los pueblos, su cultura nativa, muchísimas aún estarían vivas y para nada excluirían el aprendizaje de una segunda o tercera lengua. Todos seríamos mucho más ricos y hoy podríamos muchos pueblos, como el canario, practicar la lengua de nuestros ancestros sin la pena de verla conservada tan solo en los nombres de muchos de nuestros municipios, pueblos, personas o tomónimos.

Escribe Chateabriand que en las orillas de los ríos amazónicos podían escucharse palabras de lenguas ya desaparecidas, porque las repetían los papagayos, pájaros que pueden vivir un siglo.





10 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Por si Nuñez Feijóo acaba con el gallego, me voy a comprar un loro...

Kassiopea. dijo...

Sería maravilloso que se conservasen todas las lenguas. Sería un enriquecimiento cultural tremendo.

Myriam dijo...

A mi me apasiona esto de las lenguas, leo, hablo y escribo fluidamente varias. Otras entiendo de bastante a más-o-menos.

Te cuento algo: LLevo 8 años en Israel. Los seis primeros, para aprender la lengua intensiva y profundamente, dejé de hablar mi lengua materna, el español. Como sabes, trabajo con el idioma y ésto me permitió poder trabajar en mi profesión enseguida.

Cumplido mi objetivo ampliamente, nació mi blog hace dos años, como una necesidad interna devolver a reconectarme con mi lengua porque sentía que me estaba secando como un viejo tronco.

Y heme aquí dsifrutando de además, los maravillosos amigos que me acompañan en esta experiencia y de los cuales tanto disfruto.

Besos

Luismi dijo...

Creo que mucha culpa de que se pierdan las lenguas, proviene precisamente de la politización global que existe. Si dejaran a las personas expresarse sin imposiciones, ni las lenguas, ni las culturas, ni las tradiciones, se perderían.

Un abrazo y buen finde.

Pilar dijo...

Sería estupendo hablar muchas lenguas, sin duda una gran riqueza, pero con esto de las lenguas hay que ser prudente, vivimos en un mundo global, y limitarse al conocimiento de una lengua minoritaria sin duda empobrece.

despe dijo...

te he dejado un premio en el blog si te apetece p;uedes pasar a verlo
un beso querida amiga
despe

Lily dijo...

Adoro las lenguas!! De hecho estoy estudiando para ser traductora e intérprete. Me encantaría saber un montón de idiomas más, pero por desgracia, hay que ser prácticos y aprender lenguas "útiles". Pero si se tiene la oportunidad de conocer alguna minoritaria desde pequeño, es una suerte y hay que aprovecharlo!

Un beso!
Me encanta el colorido de los papagayos!

Tomasson dijo...

me agrada volver y encontrarte querida Fayna. Vengo pero no a despedirme...........jajajaja, vengo para quedarme. Aún hay muchas cosas que decir, da igual en que idioma. Aunque es verdad que los idiomas minoritarios los están ahuyentando hacia el descalabro, por eso digo que alguna vez las minorías serán mayoría. Un enorme beso

Lembranza dijo...

Viva la lengua de Cervantes!! Creo que saber hablar otras lenguas es cultura, abrirse hacia el exterior nos trae nuevos matices de culturas distintas. Un agarimo

Angélica Mora dijo...

El idioma español es una mezcla rica en tradiciones que suena bien al oido cuando es bien pronunciado.