Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Al que no quiere caldo, se le dan dos tazas.

Hay cuerdas en el corazón humano que sería mejor no hacerlas vibrar.
Charles Dickens.

A veces, el reparto de los bienes de un difunto entre sus herederos (o quienes creen serlo) es fuente de conflictos y llega a acabar con la armonía de la familia mejor avenida. Hacer testamento ayuda a prevenir muchos de estos enfrentamientos, pero aun así no es raro que se planteen problemas y haya que acudir a los tribunales para que sea la justicia quien se encargue de dirimir el conflicto.
Digo yo que los testamentos deberían de servir precisamente para evitar estos rifi rafes, aunque la experiencia me dice que para nada, que cuando está en juego un legado importante siempre hay quien termina pasándose por el arco del triunfo lo que allí está escrito, negándose en rotundo a acatar la última voluntad del testador abriendo de una patada la caja de Pandora.
Charles Dickens se pasó la vida diciendo que las estatuas de personajes importantes le parecían "abominables"; y no solo de palabra, sino también por escrito. En una carta de 1864 dejó dicho: "Me horroriza la idea de una estatua... Siento escalofríos sólo ante la idea de una escultura en algún lugar público". Por si quedaban dudas, en su testamento escribió: "Pido a mis amigos que eviten como sea que se me erija ningún monumento, tanto da que sea conmemorativo o de homenaje".
Pues al que no quiere caldo, se le dan dos tazas. Ahora resulta que el Ayuntamiento de Portsmouth, ciudad inglesa donde nació, ha decidido levantarle una estatua e inaugurarla el 7 de febrero del 2012, con motivo del bicentenario de su nacimiento.
¿El motivo de la traición? Atraer al turismo. El alcalde de dicha ciudad declaró en "The Times": "Debemos hacer todo lo posible por su memoria, no solo recordarle, sino también atraer dinero y puestos de trabajo".
Osea, que se pasan la voluntad de Dickens por el escroto y aún tienen el cinismo de decir que es para hacer todo lo posible por su memoria.

Moraleja: Hacer testamento no nos garantiza que se valla a respetar al pie de la letra nuestra voluntad.



9 comentarios:

Myriam dijo...

Este es todo un te,a y una excelente fuente de ingresos para los abogados que se ocupan de los litigios.

COn respecto a Dickens coincido con tigo en que es una traición a su memoria y a su deseo.

Besos

Adolfo Payés dijo...

Muy internaste articulo..



Un abrazo
Saludos fraternos..

Tannatos dijo...

Y CLARO , TENIA QUE SER EL CALDO , Y MIRA QUE SIENDO GALLENO Y NO ME GUSTA NADA DE NADA, CREO QUE LAS HERENCIAS NO DEBERIAN EXISTIR, EL QUE LO TRABAJO QUE SE LO GASTE Y EL QUE QUIERA MAS QUE SE LO CURRE, ASI NUNCA HABRIA PROBLEMAS, UN BESITO PRECIOSA

Luismi dijo...

Debe de ser muy buena la otra vida, porque si no fuera así, más de uno volvería para poner en su sitio a los que no respetan ni las últimas voluntades.

Un beso.

Pilar dijo...

Testar solventa algunos problemas, pero suele generar odios eternos, soterrados eso sí.

Pobre Dickens

María dijo...

La verdad es que lo que pienso de heredar es como comprar lo que has heredado, no se si es mejor heredar o no, porque al final, como hay que pagar tantos impuestos a Hacienda y demás, la herencia se suele quedar en nada, y no te cuento si tienes que meterlo en manos de Abogados, para sus honorarios, como los derechos y suplidos de Procurador, así como peritos etc etc.

Un beso, querida Fayna.

osmilla dijo...

Respetada Fayna,un cálido saludo desde Valera Estado Trujillo.He llegado aquí, a tu maravilloso espacio, atendiendo la recomendación de mi colega y amigo Don Alejo Corazón. Te felicito sinceramente ¡qué bello tu blog!.

Viendo tus imagenes y trabajos he llegado por aun rato al cielo.

Aprovecho la oportunidad, para informarte que acabo de publicar un nuevo Blog titulado "Un Elefante Blanco en los Estrados",el cual trata temas referentes a la Justicia y el proceso penal, el cual está a tus gratas órdenes.

Un fuerte abrazo.

Lembranza dijo...

Tienes mucha razón, el tema herencia termina por separar a las familias mejor avenidas.
No sabia lo que Dickens había dejado escrito que no quería estatuas, pues aquí se ve la absurdez de las personas, igual piensan que como lleva tanto tiempo muerto le ha dado tiempo a cambiar de parecer, en fin, sin comentarios. Un abrazo

Angélica Mora dijo...

Me alegro de leerte de nuevo. Es un oasis para mi
cariños