Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

lunes, 21 de marzo de 2011

Esperando el próximo solsticio.


No hay gozo marinero, de cuantos conozco, comparable a la voz del tripulante que los avista y grita «¡Delfines!», y el inmediato bullir de éstos alrededor del velero, saltando en el agua, resoplando mientras nadan con una velocidad asombrosa, pegados a la proa, donde se vuelven de lado para mirar hacia arriba, conscientes, en su extrema inteligencia, de los humanos que los disfrutan y animan, en uno de los espectáculos animales más hermosos del mundo.
La niña y el delfín. Arturo Pérez-Reverte.

El anterior es un pequeño fragmento de un libro publicado en 2006, aunque también podía ser fiel reflejo de alguna de mis escenas vividas a pocas millas al Sur del islote de Lobos, o en aguas intermedias entre Gran Canaria y Fuerteventura; frente al Faro de la Entallada o en algún punto de la costa de Barlovento donde las aguas del océano llegan directamente hasta esas orillas practicamente ajenas al resto del mundo.
Acabamos de estrenar uno de los dos equinoccios, el de primavera, y yo estoy feliz, ya queda menos para el verano, menos para alimentar hasta empachar mis sentidos.





9 comentarios:

Myriam dijo...

¡¡Amo a los delfines!! ¡¡Feliz Primavera!!, querida amiga. Besos

Pilar dijo...

Bonito cambio de looK.
No sé que tienen los delfines, pero cuando los veo, me siento inmensamente feliz.

Gracias por las imágenes

andré de ártabro dijo...

Los delfines, desde la más remota antigüedad apasionaron a los humanos, ;a mí me encantan algunas veces que entran en la ría de pesca, da gusto ver su estragia, , pronto hacen notar su
inteligencia .
Como tú bien dices es algo fantás tico.
Un beso

Adolfo Payés dijo...

Precioso..

La poesía..
Demos-le la palabra a los versos en esta fecha..

Un gusto leerte..


Un abrazo
Saludos Fraternos..

María dijo...

¿Sabes? cuando he entrado pensaba que me había equivocado de blog, pero ya comprobé que no al ver tu perfil, me encanta el nuevo decorado, Fayna, te felicito por como te ha quedado.

Y es que, con la primavera, nos sentimos más renovados, así has comenzado tú, llena de vida, amiga.

Me encantan los delfines, me parecen los animales más guapos e inteligentes de todos.

Feliz día.

Un besazo.

Luismi dijo...

¿Hay alguien al que no le gusten los delfines? Yo creo que no. Animales hermosos, con cara siempre de felicidad y lo que es más difícil, amigo de los humanos. Que pronto puedas disfrutar de su compañía marinera.

Besos.

mariajesusparadela dijo...

¡Qué envidia!

Lembranza dijo...

Que preciosossss, que envidia, yo los vi una vez de camino e Menorca en el Barco y fue maravilloso, aunque no se veían tan cerca como los tuyos, maravilloso Fayna. Gracias un abrazo

Javier dijo...

Prefiero admirar la belleza plástica de los delfines que los párrafos de las novelas, que nunca me han gustado, de Reverte.


Saludos.