Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

viernes, 30 de abril de 2010

La mano que mece tu cuna.


Jamás en la vida encontraréis ternura mejor, más profunda, más desinteresada ni verdadera que la de vuestra madre.
Honoré de Balzac (1799-1850)

Los más afortunados aún podemos disfrutar de ella, otros llevan su recuerdo gravado a fuego en lo más profundo de su ser, pero todos, absolutamente todos, hemos tenido una madre. La maternidad es la mayor bendición que recibe una mujer, aunque en ocasiones lleve implícito la ingratitud, el abandono y el dolor sin fin. Hoy quiero referirme a esas madres que sufren con abnegación y desmedido desgarro por el destino de sus hijos, a esas madres anónimas que cada día sacan fuerzas de flaqueza para seguir adelante sufriendo lo insufrible, intentando sin descanso salvar lo insalvable y luchando encarnizadamente en batallas, que a priori, a los ojos del resto parecen estar perdidas. A esas madres que no desfallecen ante un panorama desolador, superando obstáculos infranqueables. Mujeres con hijos delincuentes, maltratadores, físicamente dependientes, presos, drogadictos, violadores, descarriados, etc... Todas ellas madres y todas ellas únicas y verdaderas portadoras del perdón. Mujeres que viven sumidas en un constante sobresalto, con miedo, implorando....mujeres que cada día salen a la calle en busca de esos hijos que no llegan, que mantienen desde hace años literalmente el desvelo, que multiplican las horas sin ningún consuelo. Para esas madres que lo han tenido más difícil que el resto, vá mi más sentido recuerdo ahora que se acerca la celebración de su día en gran parte de los países de habla hispana. Por el deber que ella siente, por la ternura que en las peores circunstancias desprende, por estar cuando todos se han ido, por ser fuente inagotable de amor, porque sabe que su sacrificio nunca es en vano, por ser valiente guerrillera de la vida... todas ellas deben estar representadas en un gran monumento, porque si ser buena madre es una tarea colosal y todos lo reconocemos, serlo en las peores circunstancias, no tiene recompensa.



9 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

La recompensa es querer. Y no se espera otra.

Myr dijo...

Bello homenaje a las madres enn situaciones tan adversas.

Besos

PD 1- Felicidades a ti este domingo y a tu mamá. (En Argentina se festeja siempre el tercer domingo de Octubre. Casi siempre está allá en esa época y mi hija y mi yerno me lo festejan. Este año será triple porque ella en Julio será madre de mellizas)

PD 2- Balzac no conoció a mi madre.

espronceda dijo...

Fayna: Sentido homenaje a esas madres que detallas. Por mi profesion he tenido oportunidad de conocerlas, de conocer su sufrimiento por esos hijos que a nuestro entender no se lo merecen.
Yo siempre digo que el cordon umbilical no se rompe nunca. Los ven salir del Juzgado, despues de su declaracion, los abrazan, los miman. Te piden que hagas lo que sea para demostrar su inocencia, siempre creen en ella.
Supongo que el instinto maternal tiene mucho de eso , de instinto.
Se ve en cualquier ser vivo que ha engendrado. Son maravillosos los episodios entre diversas especies animales. Nosotros somos en definitiva una más.

Un beso

Rudy Spillman dijo...

Emotivo y más que merecido homenaje has brindado, mi querida Fayna, al "ser de la vida". Y haber mencionado en la oportunidad a mi tan admirado escritor, Balzac, pues pone el broche de oro que toda madre se merece.
Besos.

Lembranza dijo...

Hasta hace un año fui una madre sufridora, con una hija diabetica y en plena adolescencia, donde el lema es revelarse ante todo, sobretodo ante su enfermedad. Dos veces en la UCI, a punto de un fallo renal, yo, su madre era su peor enemigo, ella no quería responsabilizarse de nada, solo quería divertirse, ni estudiar, ni trabajar, dormir y divertirse. Para mi fueron unos años horribles, donde se me paso por la cabeza todo lo peor donde iba a caer. Ahora, gracias a Dios, llevo un año la mar de relajada, y cada vez que lo pienso, toco madera, por si las moscas, Y sabéis, se fue a vivir con el novio, trabaja de cajera en unos grandes almacenes y quiere seguir estudiando. Cuando habla veo mucho de lo que yo le hablaba, que pensaba que iba a parar a saco roto. Un abrazo guapa

Tashano dijo...

¡Feliz día de la Madre! .... querida Fayna.
Mil besos y abrazos :)

El dinosaurio dijo...

Precioso... También yo he hablado hoy de madres, pero en clave de humor.

Un besazo guapa.

cruzita dijo...

Hola Fayna, me ha gustado tu post y estoy contigo en todo lo que has comentado, ¿que no haría una madre por sus hijos?, daría su propia vida para cuidar, defender y cobijar a sus hijos...
Felicidades por ser mamá, estoy segura de que eres una muy buena madre.
Muchos besitos.

Sara G. de Blas dijo...

La frase de Honoré de Balzac me parece muy cierta.

http://cooperandoconelmundo.blogspot.com/