Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

domingo, 11 de abril de 2010

Sabio consejo.


Un viejo indio estaba hablando con su nieto y le decía:

"Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón. Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengador. El otro está lleno de amor y compasión."

El nieto preguntó:

"Abuelo, ¿dime cual de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?"

El abuelo contestó:

"Aquel que yo alimente."


Arto Tuncboyaciyan.


7 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Ojalá siempre diéramos de comer al mejor, pero, nos cegamos tantas veces.

El Drac dijo...

Sabias palabras del viejecito; más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Myr dijo...

Alimento al del amor y compasión.
Besos

Amanda dijo...

nunca mejor dicho, qué sabiduría. Te mando un beso.

La Dame Masquée dijo...

Un 10 para ese abuelo!
Lastima que siempre lleve tantos años llegar a ser tan sabio, y que cuando tenemos el secreto nos toca irnos ya.

Buenas noches, madame, me ha gustado mucho su blog.

Bisous

espronceda dijo...

Fayna: me gusta eso de que aparezcan abuelos sabios, aparte de que me has descubierto lo lobos buenos. Esi último me ayuda a desterrar viejos miedos de juventud, aunque sea tarde.

Un beso

Rudy Spillman dijo...

La manera certera de enseñar principios filosóficos a través de la metáfora.
Una lección para no olvidar, Fayna.
Un gran abrazo, amiga.