Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

sábado, 3 de abril de 2010

Recuérdalo.

Siempre hay una ventana abierta a la esperanza cuando crees estar a punto de zozobrar...



Naturally



8 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Sí, hay que mantener la esperanza siempre, hasta el final, porque nunca se sabe.

Besos.

Myr dijo...

Excelente, por ahi llegamos a mi Mar de Galilea, con su arcoiris incluido. Besotes

El Drac dijo...

Así es, incluso la muerte es de por sí una ventana. Los problemas son parte dela vida y su resolución nos acerca a la perfección, para eso existen. Un abrazo

mariajesusparadela dijo...

La esperanza nos mantiene con vida.

Lembranza dijo...

Me encanta tu frase. Estoy de acuerdo con ella, puedo decir que a mi me ha pasado. Un bico

Amanda dijo...

siempre tenemos la esperanza de salir adelante, es un ana fuerza interior que nos hace a veves vencer.

Tomasson dijo...

me alegra estar de vuelta y ver que el primer blog al que accedo es el tuyo. Una ventana fresca de esperanza hacia un mundo mejor. Un beso amiga Fayna

Montse dijo...

Uffffff, cuánta razón tienes!!! La esperanza ha sido mi alíada durante este tiempo para recuperarme de la operación.

Besitosssss