Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

viernes, 15 de abril de 2011

Un poco de slowly... please.


Un estudio de la Universidad de Pensilvania ha confirmado lo que siempre sospeché: "No existen pruebas definitivas de que la práctica ayude a no aumentar de peso o mejore la salud de la piel". Se refiere al mito de beber 8 vasos de agua al día. Dicen que no saben de dónde salió esa afirmación, y en definitiva, que las personas sanas tienen que beber cuando tengan sed, ni más ni menos. Cierto es que cada uno se aferra a la versión que le interesa, pues yo me pido la de los de Pensilvania, que tiene mucho glamour y me libera de la tediosa sensación de tener la barriga como un estanque.
Nuestras abuelas si que sabían de verdades inamovibles. "Para aprender, es menester padecer", "Quien promete, en deuda se mete", o "Por un beso, empieza eso". Eran axiomas incuestionables, que nadie ponía en duda porque venían de antiguo y así había sido siempre. En esa época no había más información que el parte en la radio o el periódico debidamente censurado por el régimen, y como las noticias llegaban por canales muy estrechitos, quedaba poco espacio para la duda. Una noticia era una noticia, se hablaba de ella y se digería, porque había tiempo para hacerlo. Y como había poco margen para la disensión, pues se creía y en paz.
Hoy vivimos sobreconectados, sobreinformados, sobresaturados de datos, hechos y hasta rumores. El teléfono fijo, el móvil y sus prácticos sms, el email, la televisión y sus tropecientos canales, la radio, el océano de internet... Una noticia lo es muy poquito tiempo, porque enseguida es historia. Con tantos canales y tantos emisores de información, los datos nos llegan en oleadas. Los periódicos digitales son mejores cuanto más actualicen y con mejor criterio. Se trata de cambiar, de mantener siempre el interés, porque lo que interesa es la novedad. Y no damos abasto. Los asuntos nos traspasan como pasa el aire a través de una mosquitera y todo esto me produce una gran inseguridad sobre dónde está la verdad.
Antes decían que el pan engorda, ahora es todo lo contrario, ¿o fue ayer?. Las noticias médicas son un buen ejemplo de sobreinformación, tenemos acceso a hallazgos cuyas consecuencias no sabemos medir. Nos llegan novedades sobre enfermedades desconocidas que nos crean una gran preocupación, ¿tendré yo eso?. Nos dan consejos en un sentido y, a veces, un tiempo después, nos los vuelven a dar, pero en el contrario.
Libros, vidas privadas, cataclismos, elecciones, pactos políticos, leyes, inventos, guerras, escándalos ... la información llega desbordada desde todos los puntos del planeta como rugía la marabunta en aquella vieja película, y es la sobrina de un obispo que ha decidido desnudarse la que capta nuestra atención, y no la enésima matanza del año en cualquier país de esos que acumulan tragedias.

Será que me estoy haciendo mayor y me he vuelto más selectiva, puede que mi capacidad intelectual esté callendo en picado, no lo sé, pero de lo que estoy segura, es de que tengo momentos en los que siento que mis neuronas se colapsan con tantísima información, y echo de menos aquellos días, en los que mi madre se sentaba delante de la mesa del comedor con una ristra de tarjetas de navidad por escribir. Tenía que hacerlo con semanas de antelación para que llegaran a su destino en las fiestas.

Un poco de slowly...please.



15 comentarios:

heidi dijo...

Tienes razón, yo tambien me acuerdo de cuando se escribian las felicitaciones de navidad con postales por correo. Mucho han cambiado las cosas y estamos saturados de todo.
Besitos.

mariajesusparadela dijo...

Hagamos entonces caso de los refranes.

Mar dijo...

¡Qué gran realidad cuentas, Fayna!.

Hoy vivimos "sobre" y, una noticia, a la hora es ya antigua.

Besos.

andré de ártabro dijo...

Me dice un amigo ven ayúdame a seleccionar a una chica para ser mi secretaria.
¡habia curriculos tan extensos , tanta información que al final desinformaban y al final la intuición fue la que decidió .
Entre toda esa algarabía de información se puede encontrar cosa adorables como "bajando se sube al cielo"
Frases que son sabiduría , pensamientos, a veces los tuyos pese a ser cortos además de las palabras lleban la luz de tu mirada.
Así que siguiendo con provervios "no hay mal que por bien no venga", .
Un beso

Kassiopea. dijo...

Tienes razón, recibimos muchísima información por diferentes medios pero yo creo que eso es bueno. Aunque dicen que todos los excesos son malos.

Mascab dijo...

amén, guapa! tienes mucha razón.

Un post ameno y fresco.

Es neceario para los que vamos a sobre patines nada más ponernos en píe por las mañanas, y no nos los quitamos hasta que por fín, nos sentamos en nuestro sofá, allá sobre las diéz de la noche, que hagamos, de vez en cuando Slowly.

Besos, guapa!

Javier dijo...

Me quedo con lo de tu abuela: "Por un beso, empieza eso".
No lo conocía y me gusta.
Lo demás lo superaremos todo.

Saludos.

Myriam dijo...

¡jajajjajaja! me gustó eso d eno querer sentirte un estanque en el estómago... cierto: y la vegiga... ¡Puaj! una catarata.

De acuerdo contigo. No se de donde salió el mito de los 8 vasos. Eso si, las neuronas a remojo, como las lentejas, para evitar la sobrecarga cognitiva.
También ayuda hacer ejercicio, pero del que no nombraste en tu entrada, obvio que very slowly.

Besos

Myriam dijo...

¡Felices fiestas! y buen descanso, a pura vela.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

jajaj!!!, me has hecho reír, no, no pierdes las neuronas tan aprisa, tranquila.
Bien, lo de beber los 8 vasos es más para los ancianos que pierden el sentido de tener sed. En casa este verano tuvimos varias deshidrataciones cayendo en coma una de ellas que no le gusta el agua ni en la ducha. Es una manera de hacernos acordar que beber un mínimo de 1500 a 2 litros, es la cantidad necesaria para vivir sano, con buena función renal y piel hidratada, no hay más secreto, todo lo demás, olvídalo, porque si te lo quedas todo sí que te faltaran neuronas. Me has encantado como te expresas, eres simpática.
Y ...en la información, te acompaño, pienso lo mismo.
No se me olvida que tengo que pasar por aquella dirección que me dejaste, entré y la guardé en favoritos porque me llamaron al telef. y ya tururu, se pasó.
En fin..no llego con una mano a todo lo que deseo, pero me empeñé y estoy a tu lado.
Te dejo mi sonrisa y buen fin de semana
Sor.Cecilia

espronceda- nictemero dijo...

Fayna hija, ! que delicia!. A mi no me ha dado risa tu entrada. Al contrario me ha hecho recapacitar y confirmar mi manera de pensar sobre la rapidez del mundo mundial, como dicen ahora para reafirmar la idea global del mundo.
Yo he procurado seguir el tren pero a veces pienso que lo he perdido o al menos que debo bajarme en la próxima estacion y volver donde estan mis hermanos como dice la cancion de Facundo Cabral.
No te preoccupes : no estás mayor. Te lo dice uno que si lo está. Las neuronas se regeneran y no hace falta beber tanta agua, en contra de lo que se dice.

Un beso

Amada Amante dijo...

¡Fayna! Esto sí que es una sorpresota... La última vez que vine, y por eso no he vuelto más, encontré una entrada en la que te despedías y anunciabas el cierre del blog...

Y resulta que estoy mirando en el reader y veo tu blog y hay una entrada con fecha de ¡¡¡HACE 4 DÍAS!!!

Así que he venido rauda y veloz a saludarte, a recordarte que sigo aquí, que sigues siendo mi Capitana de Fragata preferida (aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaar) y que no he dejado de extrañarte y de quererte ni un solo minuto desde que perdí el contacto contigo...

¿Quién es esta chiflada? te preguntarás... ¡Soy Marta! La del blog Somos Ángeles en la Tierra y Alma, Corazón y Pluma (este es el único blog que mantengo y, donde me llamé Corazón y Pluma, ahora me hago llamar AMADA AMANTE -te explico porque nadie se entera del nombre... "AMADA poesía, si tu no me amas como to a ti, al menos déjame ser tu AMANTE"; además, hay una canción de Roberto Carlos que se llama precisamente AMADA AMANTE)... Pues llevo a cuestas con el nombrecito la torta de tiempo (que si Amanda, que si Armada, que si...)

Otra cosa importante: me bloquearon las cuentas de Hotmail y perdí contactos que, con mucha dificultad pude recuperar... Como fue el caso del tuyo. Así que tuve que crearme nuevo correo: m1967_ruizcontreras@hotmail.es (¡ojo! no .com! sino .es)

Espero que me hayas reconocido y que podamos retomar esa relación tan especial y querida que tanto he echado de menos...

Un beso, un te quiero y una flor!

Ricardo Miñana dijo...

Siempre es un placer pasar por tu casa, disculpa la ausencia,
deseo pases unas felices fiestas
de semana santa.
un abrazo.

Ricardo Miñana dijo...

Siempre es un placer pasar por tu casa, disculpa la ausencia,
deseo pases unas felices fiestas
de semana santa.
un abrazo.

Amada Amante dijo...

Querida Fayna:

Vengo a desearte que pases unos días mágicos con tus seres queridos, llenos de alegría y felicidad...

Yo me voy de vacaciones con mi hermana Sara, algo que no hacía desde 1993... ¡Ya ni me acuerdo de lo que se hace cuando sales de la rutina! A ver qué tal se me da...

Por si acaso, me llevo mi portátil con mi pen-drive de internet móvil, aunque no puedo promete que la llamada del mar y de sus playas sea tan fuerte que me pase el día caminando arriba y abajo y dejando que las olitas monen suavemente mis piecitos... Creo que eso es lo que más echo de menos: el mar, su olor, su sonido cantarino, su brisa fresca, su inmensidad...

Serán pocos días, porque Sara tiene mucho que hacer, pero mi corazón ya está contento por el mero hecho de salir de la rutina y se conforma con poco...

Cuando vuelva, de nuevo te visitaré para anunciarte mi llegada...

Un beso y una flor!