Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

sábado, 23 de abril de 2011

Un sábado de luto y silencio.



Para acompañar la lectura.



Necesito detener por unos minutos el tiempo y llenar mi pensamiento únicamente con la grandeza de aquél que echó del templo a zurriagazos a los que desacralizaban la religión, el que denunció la hipocresía de los grupos dominantes (fariseos, escribas, sacerdotes, sumos sacerdotes, reyes), el que enfrentó la heregía de los que no quisieron tener otro rey que el César. Aquél que cumplió sobradamente con su programa mesiánico, sanando a los enfermos, animando a los decaídos, concienciando a los oprimidos, acogiendo a los publicanos y pecadores, a los enfermos, a las mujeres aún cuando fueran prostitutas, paganas, impuras, adúlteras o samaritanas. Aquél cuyo punto de vista en relación a los pobres nada tenía que ver con el dinero, sino con la dignidad. Para el que hablar de "pobres" era hablar de gentes débiles y marginales, situándolas en el centro mismo de la vida, en el primer plano de sus proyectos y preferencias.
¿Acaso Jesús no fue un progresista como la copa de un pino? ¿Acaso el cristianismo no es un código de convivencia brillante?.
Es penoso que la fragilidad humana haya hecho posible que, a lo largo de su historia, el cristianismo haya caído en la gran tentación a la que fue sometido el mismo Jesús: el poder. Las iglesias, o se han aliado con ese poder, o se han dejado extorsionar por él, o ellas mismas se han converdido en poder. Y en estas circunstancias su fuerza profética se ha debilitado o incluso desvanecido, pero siempre dentro del cristianismo abundaron los disidentes, que, sin romper con su iglesia, han tomado una actitud de resistencia, asumiendo las dolorosas consecuencias de los conflictos que emanaban de la cumbre de las instituciones eclesiales.
Entiendo que el cristianismo no pretende aportar soluciones políticas o económicas a los males de la sociedad; simplemente ofrece el tesoro de sus valores.

Un sábado de luto, de silencio y de espera vigilante.


8 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Y no solo todo eso... pudiendo curar a un paralítico un lunes , ¡¡noooo! lo curó en Sábado y tuvo .....para decirle "toma tu camilla y anda"...
No era amigo de los temerosos de dios , era el hermano de los sin "diós"
Preciosa tu entrada
un beso y
Felicidades pues "Resurresit!

Mascab dijo...

Me gusta tu reflexión y me solidarizo con parte de tu análisis. Concretamente con la que habla de Jesús el Nazareno y su visión de la vida. Creo en él, como ser con un gran poder de seducción y don de gentes, que supo ganarse a sus semejantes tan solo haciéndoles el bien en una época en que nadie miraba hacia ellos, salvo quizá, para exclavizarlos ante el poder de los que se creian con más derechos.

DE un tiempo a esta parte, sin embargo, he dejado de creer en la Iglesia que fundaron sus seguidores para dar a conocer las nuevas leyes que Jesús promulgaba y en las que basaron una gran religión. La misma que hoy está en decadencia por las malas artes, engaños, intrigas, etc. de los que tienen el poder sobre los más débiles...

Pero estamos en Pascua, y me gusta recordar la entereza de un hombre que se dejó sacrificar por no renunciar a sus creencias y abrir los ojos a quienes los cerraban resignándose a las migajas de los más fuertes... Hizo mucho Jesús de Nazaret, como tú dices fué un gran progresista y el primero en proclamar lo que después se vino a llamar Derechos Humanos.

Disculpa la extensión.

Besos, guapa!

mariajesusparadela dijo...

Así se entendía antes. Hoy ya casi se considera sábado de gloria.
Y, seguramente Jesucristo correría a palos a las jerarquías que calzan zapatos de Prada...

Javier dijo...

Tengo mis opiniones sobre este tema, pero no voy a darlas.

Saludos.

Irene Tapias C. dijo...

Y mañana domingo el silencio será roto por el jubilo y la s alabanzas que gritan Gloria.

Myriam dijo...

¡Felices Pascuas! Hoy, ya es Domingo.

Besos

Kassiopea. dijo...

No soy creyente. Y de la Iglesia mejor no hablo.

Lembranza dijo...

Espero que hayas tenido unas bonitas Pascuas.
A través de los siglos se han cometido muchos crímenes y la Iglesia los ha consentido, creo que había poca creencia y mas avaricia. Yo como tú, creo en el que esta con los pobres, con los pecadores, con las prostitutas......
Agarimos