Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías.

domingo, 26 de octubre de 2008

EL MEJOR EJEMPLO.

Hace mucho tiempo que una amiga me envió un PowerPoint dándome a conocer la existencia de Nick,Tony y Barb.Me impactó muchísimo.En ese momento pensé en lo ingratos que somos y en la cantidad de energía que malgastamos orientando nuestros pensamientos hacia emociones nocivas que no hacen más que conducirnos a la desdicha, cuando realmente tenemos todo lo necesario para valernos por nosotros mismos y ser felices.Estos tres ejemplos de personas (no son los únicos) han superado ese estado.La mente es perfeccionable y desarrollable y la consciencia si uno se lo propone puede evolucionar y brindarnos así sus magníficos frutos.Aún sin manos,sin piernas,sin manos ni piernas;estas personas han aprendido a poner la mente bajo el control de la voluntad y a sanearla,estabilizarla,dirigirla sin mecanicidad confiriéndole mayor intensidad y brillo a cada momento de su vida,aprendiendo también a desarrollar sus potenciales,a pensar y a dejar de pensar,creando actitudes saludables y a poder confiar en ellos mismos.Aceptar lo inevitable es signo de madurez y equilibrio.La sabiduría popular,siempre acertada,dice que cuando algo tiene remedio,se remedia,y si no lo tiene,se acepta,sin añadir malestar.El que quiere descartar lo inevitable es un necio y termina haciéndose mucho daño a sí mismo.Podemos dejar el sufrimiento en su justo lugar o añadir sufrimiento al sufrimiento por causa de una actitud indevida.Con la actitud correcta podemos liberarnos de mucho sufrimiento inútil.Ellos han decidido ocuparse en lugar de preocuparse.La preocupación es neurótica y debilita;la ocupación fortalece y pone en marcha todos los potenciales y recursos internos.
Es humano desanimarse o verse sometido al sentimiento de urgencia,pero el trabajo interior requiere tiempo y disciplina .La mente,en verdad, es el mundo,y el control de la mente,reporta el verdadero poder interno,que hace posible la confianza en sí mismo.
Quiero dedicarle este post a mi dulce amiga Serenna,confiando en que le aporte fuerza e impulso. (20/10/2008)